close
Colombia

Pequeña guía para visitar Leticia, la entrada al Amazonas Colombiano

Letica es la entrada colombiana al Amazonas, esta justo en la frontera con Perú y Brasil. De aquí salen barcos hacia Iquitos o Manaos (y pueblos intermedios) y se pueden hacer tours en la selva amazónica. Esta pequeña guía te dará algunas ideas de lugares que visitar o actividades que realizar.

¿Cómo llegar?

Llegar a Leticia sólo se puede hacer por barco o por avión.

Avianca y Latam tienen varios vuelos desde Bogotá, los precios oscilan entre 50 y 100 dólares (dependiendo de la anticipación con la que compres los boletos). Llega temprano al aeropuerto para que alcances asiento con ventanilla, no te puedes perder ver al Amazonas desde el aire, es impresionante.

Al llegar al aeropuerto los extranjeros tenemos que pagar un impuesto de $32,000 COP (pesos colombianos).

Desde Santa Rosa en Perú hay taxis acuáticos que te llevan hasta Leticia ($3000 COP para locales y $5000 COP para turistas).

Si vienes desde Caballococha, Perú, hay barcos que llegan 2 veces al día, puede tardar de 2 a 4 horas llegar (dependiendo del nivel Del Río).

Desde Manaos, Brasil hay dos barcos, uno rápido (1-2 días) y otro lento (entre 5 y 7 días); los barcos llegan a Tabatinga y de ahí es muy fácil cruzar a Leticia con un taxi acuático.

¿Qué hacer en Leticia?

Visitar la isla de los monos

La isla de los monos (o micos) esta aproximadamente a media hora de Leticia, puedes tomar un tour que te lleva a otros lugares o tomar un barco que te lleve directamente allá. La entrada es de $30,000 COP.
Si te gustan los animales es muy bonito estar en contacto con ellos, obviamente no le tienen miedo a las personas y esperan que les des algo de comer, aunque realmente no se si sea tan bueno que estén comiendo todo el día. Supuestamente no debes llevar perfume ni protector solar puesto pero no hay nadie en la entrada que realmente este revisando.
Lo malo de estar ahí es que no te dan información acerca de los monos, solo están ahí por alguna razón (supongo que para hacer negocio), sería interesante saber un poco mas acerca de ellos.

Visitar Puerto Nariño

Nosotros visitamos Puerto Nariño un día antes de partir hacia Iquitos, de haber conocido el lugar antes me hubiera gustado quedarme unos dos o tres días aquí. En este pequeño pueblo todo es tranquilidad, no se permiten carros y hay una sensación de tranquilidad que es muy bonita.

Llegamos a comer a un restaurante que estaba lleno de gente (Las Margaritas), así que supusimos que estaba bueno, y teníamos razón. La comida mas deliciosa y fresca que pudimos comer, es estilo bufete, así que puedes repetir las veces que quieras. Yo recomiendo las tortitas de plátano, que son totalmente una delicia.

Caminar por el Parque Santander en las tardes

Es el parque principal de Leticia, aproximadamente entre 5 y 6 de la tarde empiezan a llegar muchísimos periquitos, es una cosa hermosa y aunque al principio tenía miedo de que me fuera a caer posó de pájaro eso nunca pasó. Pueden subir a la iglesia para ver mejor la llegada de los pajaritos pero hay que pagar y compartir el espacio con muchos turistas, así que no es muy cómodo que digamos.

Recorrer el malecón

Nada como comprar un agua de coco y empezar a caminar por el malecón para disfrutar el día a día de las personas que viven en Leticia.

Ver delfines rosados 

En el malecón seguro encontrarán a alguien que los lleve a dar un paseo por el río, la mejor hora para ver los delfines es en la mañana o antes del atardecer.  Incluso si no llegas a encontrar delfines el paseo vale mucho la pena.

Conocer la Victoria Regia

La Victoria Regia o Victoria Amazónica, es un nenúfar o lirio de agua, el mas grande de todo el mundo y es nativo de las aguas poco profundas del río Amazonas. Se caracteriza por tener grandes hojas circulares de hasta 1 metro de diámetro que flotan sobre la superficie del agua sobre tallos sumergidos que alcanzan 7 a 8 m de largo. Pueden soportar hasta 40 kg si el peso se encuentra bien distribuido en su superficie. En esta pequeña reserva se pueden observar muchísimas, algunas ya con sus flores. Lo mejor es que también hay guacamayas y periquitos que deambulan por la propiedad. Uno de mis lugares favoritos. 

Hospedaje

Nosotros nos quedamos en el Hostal La Jangada, es un lugar no muy bueno pero tampoco muy malo. Podría estar un poco mas limpio pero los dueños son muy amables, así que eso compensa un poco. El internet no es muy bueno, pero es en general en toda la ciudad.

Comida

Tierras Amazónicas: un lugar un que sale del presupuesto mochilero pero vale la pena darse un gustito de vez en cuando. Comida típica del lugar, muy rico, súper recomendable.

Restaurante Sazón Peruano: precios mas accesibles y los platillos están muy bien preparados.

Açai Natural: con el calor que hace es bueno comer algunos helados ricos.

Mas información

  • Idioma: La mayor parte de las personas hablan español, en los sitios turísticos hablan inglés, aunque un poco básico. Si pasas a Tabatinga el idioma oficial es el portugués pero también se maneja el español.
  • Vacunas: Se recomienda la vacuna contra la fiebre amarilla, si no te la aplicaste en tu país en Bogotá hay lugares que te la ponen sin costo.
  • Moneda: Each Cada país tiene su respectiva moneda; pesos colombianos en Colombia, soles en Perú y reales en Braisl; sin embargo, puedes pagar con cualquier moneda en la región. A veces te cobran un poco mas si pagas con diferente moneda pero no mucha la diferencia.
    • Traten de llevar suficiente efectivo si van a realizar alguna actividad en la selva.
    • En Puerto Narino no hay ningún cajero automático.
  • Seguridad
    • La región con las tres fronteras fue dominada por la guerrilla colombiana hace algunos años. Ahora es un lugar relativamente seguro, obvio hay lugares que te recomiendan no visitar a ciertas horas pero esto es normal en casi cualquier ciudad.

Así que ya saben esta pequeña ciudad en el Amazonas tiene muchas cosas que ofrecer.

NOTA: En la ciudad de Leticia se ofrecen varios tours a «santuarios de animales», chequen bien que sea un verdadero santuario y no uno en el que exploten y droguen a los animales para que las personas puedan acariciarlos y/o cargarlos.

María José

The author María José

Durante 2 años pagué todas mis deudas y me puse a ahorrar dinero para poder viajar por Sudamérica.

Leave a Response