close
Estados Unidos

5 Días en Los Ángeles y Santa Mónica sin carro y con poco presupuesto

Este post lo escribí en mi primer blog, fue un viaje que hice sola para (según yo) prepararme para mi viaje largo, y creo que funcionó un poco. Desafortunadamente ya iba en el avión cuando me di cuenta que mi cámara se había quedado en la mesa de la cocina, así que las fotos no son muy buenas porque en ese entonces no tenía un buen celular, pero bueno, aquí esta, espero que les guste.

Tienes que llevar carro, es una ciudad inmensa y no vas disfrutar si usas el transporte público para llegar a todos lados; básicamente esos fueron los comentarios que más escuche cuando les dije a mis amigos/familiares que me iba a L.A. La verdad es que no se manejar y no me molesta usar el transporte público, total, si he sobrevivido al tráfico chilango, un poco de tráfico angelino no me iba a matar. Y decidí usar sólo transporte público durante todo el viaje, nada de taxis ni uber ni mini vans, nada; además tenía un presupuesto bastante limitado así que tampoco era una decisión tan difícil.

Día 1
Reserve una cama en el Hostal de Santa Mónica, quería quedarme cerca de la playa y después de una exhaustiva investigación decidí que era el más adecuado, así que llegando al aeropuerto hay que tomar el shuttle (gratis) que se dirige al estacionamiento C, de ahí hay que caminar una media cuadra (si, con todo el equipaje) y esta la parada del autobus, el Big Blue Bus, ruta 3 (www.bigbluebus.com) y por sólo un dólar ¡te lleva hasta Santa Mónica! (después de una hora, sin tráfico).

El hostal (http://www.hiusa.org/california/los-angeles/santa-monica) esta bastante decente, y lo mejor es su ubicación, deje mi maleta y salí a caminar.
Así que ese día sólo camine por Santa Mónica, recorrí sus tiendas, fui a la playa, nada del otro mundo.

Día 2
Como no había lugar esa noche en el hostal tuve que mudar todas mis cosas a otro, que estaba a una cuadra del paseo de la fama, si ese lugar en el que todos los famosos tienen su estrellita, la verdad si estaba muy emocionada de conocerlo, y aunque para llegar al nuevo hostal (http://www.usahostels.com/locations/hollywood/) tuve que hacer un trayecto de hora y media en autobús y caminar con la mochila a mis espaldas durante mediar hora.

Después de dejar mis cosas salí a caminar, y la verdad es que te decepciona un poco, hay aproximadamente 2 mil estrellas repartidas en varias cuadras, así que si buscas una en específico tardas bastante en encontrarla, además los vendedores no dejan de molestarte y te ofrecen un tour personalizado por unos cuantos dólares, pero bueno, no es tan difícil caminar y buscar la estrella de tu artista favorito.

También pasas por el Chinese Theater, que es una lugar obligado si te gustan las películas, afuera huele medio feíto pero hay muchos artistas callejeros que vale la pena ver, también está el Museo de Cera de Madame Tussauds, que pues es lo más cerca de algunas celebridades que estaré en mi vida, no es lo máximo pero si esta entretenido. Y pues en buscar las estrellitas, y hacer algunas compras en el centro comercial junto al Teatro Chino pues ya me dolían los pies de tanto caminar, así que decidí unirme a uno de los tours para conocer las casas de los famosos. El tour para una persona adulta cuesta $50.00 después de regatear un rato logré que me cobraran precio de niño a $30.00 y terminé pagando $25.00 después de regatear otro poco #win.
La verdad el tour vale la pena porque de otra forma no hubiera conocido partes de los Ángeles que no son accesibles en transporte público, te llevan a Beverly Hills, Rodeo Drive, Sunset Strip y el guía es bastante chistoso y te va contando anécdotas muy entretenidas. Yo lo disfruté bastante, aunque no me dejaron tocar en la casa de Justin Timberlake =( #injusticia.

De regreso al Paseo de la Fama me dio el hambre, así que siguiendo el consejo de mi guía de viajes Lonely Planet fui a cenar a los hot dogs Scooby’s y pues son realmente de-li-cio-sos, si están por esos rumbos no se los pierdan.

Día 3
Desperté temprano porque ese día quería aprovechar mi cercanía con el Griffith Park y el Observatorio, y aunque realmente se veían muy cerca en el mapa, ¡no lo estaban! Salí a las 8.30 am del hostal y llegué al zoológico (dentro del Griffith Park, entrada $19.00) a las 10.00, estuve 2 horitas que es tiempo suficiente para conocerlo todo, saliendo caminé una hora hasta la parada de autobús porque según yo en el mapa se veía muy cerca #AyMajo.

Tomé otro autobús para llegar al Observatorio Griffith (Entrada gratuita), afortunadamente hay un shuttle que te lleva hasta arriba porque ya no podía seguir caminando más (Tip: lleven zapatos cómodos). Y pues la vista es espectacular, vale mucho la pena pasar a visitarlo sólo por la vista y la tranquilidad que se siente.

Día 4
Ya de regreso en Santa Mónica, desperté temprano para ir a una clase de yoga con uno de mis maestros favoritos, Bryan Kest, las clases son de donativo voluntario, una excelente opción si tu presupuesto es ajustado y hay horarios a lo largo del día. Y a las once había una excursión planeada por el hostal, una caminata al Temescal Canyon Park, por sólo 2 dólares conocí uno de los parques más bonitos de L.A.  Hay varios caminos para hacer hiking, nosotros tomamos el que te lleva a una cascada, desafortunadamente como no era época de lluvias el riachuelo estaba seco =( pero la vista que se tiene cuando llegas a la cima es gloriosa.

Después de una caminata de 5 horas, la verdad estaba muy cansada así que fui a buscar algunos libros y a comer hamburguesas, porque uno no puede visitar Estados Unidos y no comer hamburguesas, una de mis compañeras de cuarto me recomendó Umami Burger  y puedo decir que son las papas fritas más ricas que he comido en mi vida, la hamburguesa también estaba rica pero la verdad es que las papas fueron lo mejor.

Día 5
Gracias a este post en buzzfeed, “44 Great American Bookstores Every Book Lover Must Visit” tenía metida en la cabeza la idea de visitar The Last Bookstore, as que me desperté temprano e hice una hora y media de camino para llegar al centro de Los Ángeles, la verdad es que también me decepcioné un poco, hay muchos vagabundos, que si bien no te molestan no te sientes muy segura que digamos y aparte de eso las calles huelen feo (yo creí que sólo las calles del centro histórico del DF olían mal). Después de caminar otro rato  llegué a la librería y todas mis quejas quedaron atrás, tenía una idea de como sería por las fotos pero es totalmente mucho mejor de lo que me imaginaba, en el primer piso están los libros y en el segundo esta el laberinto y unas galerías con obras de artistas geniales.

Después de preguntar las instrucciones para llegar al LACMA (Los Angeles County Museum of Art), hice una hora de camino para llegar, afortunadamente ese día la entrada era gratis ¡Yei! Así que me ahorré $15.00 dólares. Hay muchas salas que visitar con diferentes temas, mis favoritos fueron el de Picasso, los impresionistas, el arte hindú, el arte de África, Egipto, bueno, casi todo =P; además estaba la exhibición de los Samurai que disfruté bastante, aunque mis pies ya estaban un poco doloridos.

Junto al Museo esta La Brea Tar Pitslos famosos mamuts que salen en varias películas (como Volcano, una de mis favoritas), la verdad ya no entre a ese museo, nada más me senté a lo lejos, porque si huele medio feíto y descansé un poco.

Como ya tenía hambre caminé unos 15 minutos para llegar al famoso Farmer’s Market, y como soy fan de las productos orgánicos y sustentable fui muy feliz en este lugar. Hay muchas opciones para comer y todas se ven deliciosas, me dio gusto no haber comido en todo el día porque así tuve espacio en mi panza para probar comida coreana y española.

Día 6
La verdad este día ya estaba muy pero muy pero muy cansada de tanto caminar, así que fui al muelle de Santa Mónica y renté una bici para todo el día ($17.00), y a pesar del frío recorrí Venice Beach, con sus canales y su arte urbano (o sea, graffiti) hasta Marina del Rey, así pasé mi último día, viendo a los surfistas, partidos de voly en la playa, gente paseando a sus perros, fue bonito nada más sentarse, observar y descansar.

Día 7
Regresar al D.F.

Y aunque me faltaron muchos lugares que quisiera haber visitado:

Así que a planear otro viajecito a L.A. =D

Tags : Estados UnidosLALibrosLos Ángeles
María José

The author María José

Durante 2 años pagué todas mis deudas y me puse a ahorrar dinero para poder viajar por Sudamérica.

Leave a Response