close
20161226_115356

Dicen que Kuelap es el Machu Pichu del norte de Perú, fue una ciudad fortificada construida alrededor del año 800 d.C. por los chachapoyas en la punta de la montaña, a 3,000 metros del nivel del mar. La ciudad es 700 años mas antigua que Machu Pichu y es definitivamente un lugar que hay que conocer.

Como el camino para llegar a Kuelap desde Chachapoyas es muy largo y quería aprovechar al máximo la visita decidí tomar un tour en el hostal (Chachapoyas Backpackers) por 80 soles con la entrada y la comida incluida; si quieres solo el transporte el precio es de 50 soles.

Nos recogieron a las 9 de la mañana y después de esperar una media hora a que llegaran todos los integrantes del tour partimos muy emocionados. El camino es bastante difícil, esta lleno de curvas y pasas justo a lado de un precipicio que causo la incomodidad de algunos de los pasajeros que mejor se cambiaron al otro lado de la combi.

Si nos caemos podemos nadar.

El difícil acceso a Kuelap ha hecho que no llegue tanto turismo masivo y puedas visitar el lugar en relativa calma (como era temporada de vacaciones había muchas familias peruanas, pocos extranjeros). Pero el número de turistas se incrementará cuando inauguren el teleférico que ya esta construido y que planea empezar su funcionamiento en enero del 2017, el trayecto costará 20 soles, el tramo que antes se hacía en dos horas ahora se hará en 20 minutos.

Para llegar al sitio arqueológico hay que caminar unos 2.5 kilómetros, no es tanto pero con la altura parece que son 10 kilómetros.

Kuelap fue el centro político y religioso de Chachapoyas, los guerreros, chamanes, comerciantes y campesinos se congregaron ahí. Alrededor de unas 3,000 personas vivían en la ciudad y construyeron rutas para llegar al Amazonas, a los Andes y al Pacífico. Siguieron construyendo la ciudad hasta que llegaron los incas.

Luego del abandono obligado de Kuelap en 1532 a manos de Diego de Alvarado, esta ciudad quedó en el olvido para la mayoría de la gente, hasta el año de 1843 cuando Don Juan Crisóstomo Nieto, juez en la ciudad de Chachapoyas fue llevado a éste sitio a resolver unos litigios por tierras. Así es conducido a lo alto de una montaña donde, para su gran sorpresa, contempló un enorme muro construido con piedras labradas de mucha calidad y sobre éste cientos de casas, también de piedra. Quedó tan impresionado que escribió un informe titulado “Torre de Babel en el Perú” para la Sociedad Geográfica de Lima quienes años más tarde lo publicaron en su Boletín.

La visita dura unas dos horas y media y el guía explica súper bien las estructuras y un poco de la historia de los chachapoyas.

Al terminar la visita fuimos a un pueblito muy bonito para comer el almuerzo, con arcoiris incluido.

En general el tour esta muy bien planeado, el guía es excelente y la comida muy rica. Si pueden visitar este lugar no lo duden, aprovechen antes de que lleguen las multitudes y no lo puedan disfrutar tanto.

María José

The author María José

Durante 2 años pagué todas mis deudas y me puse a ahorrar dinero para poder viajar por Sudamérica.

Leave a Response