close
20161227_132649

Uno de los lugares a los que los turistas tienen que ir cuando están en Chachapoyas son las cataratas de Gocta y ni se te ocurra decir cascadas porque los lugareños se enfurecen y te empiezan a dar una explicación científica de la diferencia entre ambas. Algunos dicen que es la tercera catarata mas grande del mundo pero wikipedia dice que es la quinta:

En marzo de 2006, un grupo de exploradores liderados por el alemán Stefan Ziemendorff, decidieron tomar las medidas topográficas de la cascada y descubrieron que ―con sus 540 metros de caída libre― es la quinta caída libre de agua más alta del mundo.

En el hostal nos dijeron que para aprovechar el día lo mejor era ir en un tour de 60 soles por persona, porque el camino es difícil, unas 6 horas caminando y no hay suficiente transporte para regresar a Chachapoyas antes de que oscurezca. Un día antes había pagado un tour a Kuélap (80 soles) así que no tenía ánimos de gastar en otro y buscando en internet vi que se podía llegar por la libre a las cataratas, aquí esta nuestro recorrido.

Recomiendan salir lo mas temprano posible pero como yo me pongo de muy mal humor si no he desayunado pues salimos hasta las 9 de la mañana, caminamos a la terminal en la que salen los colectivos a Cocahuaico (5 soles), esperamos como media hora para salir porque la combi no se llenaba y por fin partimos hacia nuestro destino.

El camino es muy bonito.

Llegando a Cocahuaico hay que tomar otro colectivo (en realidad es un carro compartido) a Cocachimba (5 soles), ahí también tuvimos que esperar como 30 minutos a que pasara la combi.

Muy bonito Cocachimba

Llegando a Cocachimba compramos unas galletas para el camino y empezamos la larga caminata. Es imposible perderte porque hay un sendero súper bien indicado que muestra por donde ir. Y a lo lejos ya puedes ver la catarata.

Hay que caminar hasta allá
¡En el camino hay llamas!

Después de unas dos horas de subidas y bajadas bastante intensas ¡llegamos a la catarata!

Posando casual frente a la cascada

Mi amigo iba súper preparado para nadar pero la verdad es que hace un frío horrible y el agua esta helada, aún así hay gente que se mete y logran no morir congelados.

Existen dos leyendas acerca de esta catarata: una se relaciona con la maldición de una bella sirena rubia que ayudada de serpiente gigante custodian una vasija de oro. Otra habla del lugareño Juan Mendoza que desapareció encantado por las rocas que hay detrás de la catarata.

Llegamos a la catarata a las 2 de la tarde, el último bus a Chachapoyas pasa a las 5, así que realmente no tuvimos mucho tiempo para disfrutar y tomar fotos porque tuvimos que regresar para que no nos dejara la combi.

Llegamos súper cansados a Cocachimba después de 2 horas de camino y ahí encontramos a un señor que nos dio un aventón a Cocahuaico, así que no gastamos en ese pasaje. La combi de regreso la tomas en la carretera y son 5 soles hasta Chachapoyas.

Así que en total para ir y regresar a las cataratas de Gocta gastamos 15 soles cada quien (mas unas galletas de 1 sol) y no hubo necesidad de tomar un tour.

María José

The author María José

Durante 2 años pagué todas mis deudas y me puse a ahorrar dinero para poder viajar por Sudamérica.

Leave a Response