close
Perú

3 Días en el Amazonas

Llegamos a Iquitos bastante cansados del viaje en barco desde Leticia, nuestro plan era descansar unos días e irnos a Lagunas, una amiga española nos había dicho que los tours en esa ciudad son mucho más baratos y mas “salvajes” que en otros lados; así que realmente no estábamos buscando nada. Pero pues por razones súper aleatorias terminamos en la oficina de los Amazonian Trips y conseguimos un excelente precio para un tour de 3 días y 2 noches, así que aprovechamos la oferta y partimos a la aventura (si quieren mas información del precio mándenme un correo).

Día 1

Salimos a las 10.00 am de Iquitos, un bote rápido nos llevó al Ecolodge Chullachaqui en el río Tapira uno de los afluentes del Amazonas. Después de 2 horas de viaje llegamos al lodge, a dejar la mochila, comer y empezar con las actividades.

La verdad es que el lugar ha visto mejores tiempos, esta un poco descuidado y sucio, después nos explicaron que todavía es temporada baja y por eso no esta al 100% pero en general para dormir dos noches esta bastante bien, digo, es el Amazonas y no puedes esperar un hotel de súper lujo.

Lo primero que hicimos fue comer, un pescado súper delicioso con arroz y un pedazo de sandía, si tienes un apetito voraz lo mejor será que lleves algo extra para comer porque las porciones son apenas justas pero deliciosas.

Después de la comida salimos a caminar para observar perezosos y monos, hay que ponerse mucho, mucho pero mucho repelente porque hay mil mosquitos e insectos por todos lados. No vimos mas que 2 perezosos en la copa de los árboles pero la caminata en si es muy bonita y nuestro guía, Raúl, es excelente.

Entrando a la selva
Ahí se ve un perezoso descansando felizmente

Después de unas dos horas caminando en la selva regresamos al lodge para ponernos el traje de baño e ir a nadar con los delfines. Suena bonito pero nadar en el río no es algo que yo estaba esperando con emoción, para empezar no se ve absolutamente nada, nada y con todas las historias que he escuchado de pirañas, anacondas, anguilas eléctricas e insectos que se meten en la piel para poner sus huevecillos pues no estaba tan ansiosa de hacer esa actividad. Pero nuestro súper guía, Raúl “El Lobo”, nos llevó a una “playa” en la que nadan los locales y lo de nadar con los delfines no es tal cual, en realidad es muy difícil que un delfín se ponga a jugar contigo, es mas bien como nadar mientras ves a lo lejos a los delfines. Obviamente no pude tomar una foto de los delfines porque soy una pésima fotógrafa y todas las fotos salieron movidas.

Atardecer en la “playa”
Paseando en el río
Vimos mas perezosos en el camino

Después del paseo, regresamos al hostal para cenar y seguir con la siguiente actividad.

El guía

Terminando de cenar salimos a caminar por la selva para buscar tarántulas y puedo decir con seguridad que esta fue una de las experiencias que no quisiera repetir en mi vida. La luz de mi lámpara atraía a mil insectos voladores a la vez, así que no podía prestar atención a lo que decía al guía porque estaba tratando de quitarme a todos los bichos que tenía encima. Desde que Raúl nos dijo lo que íbamos a hacer pensé que no sería la mejor actividad para mi pero al final fui porque pues ya había pagado y no quería verme quisquillosa pero de verdad que sufrí mucho, si vimos tarántulas e insectos súper raros pero yo sólo quería estar urgentemente debajo de un mosquitero.

Insecto raro con “alas”

Les debo las fotos de las tarántulas y demás arácnidos porque son pésimas y están impregnadas de mis gritos de miedo y estrés. Mi amigo, por el contrario, estaba muy feliz y emocionado de ver insectos tan grandes y vistosos y si hubiera sido por él la caminata nocturna hubiera durado toda la noche.

Día 2

Despertamos a las 4.30 de la mañana para ir a ver el amanecer desde el río, valió la pena la desmañanada, mientras tomábamos fotos nuestro guía nos contó varias leyendas del Amazonas y la forma en la que vivían sus padres y sus abuelos, muy interesante.

Después del desayuno fuimos a pescar pirañas, todo era risas y diversión hasta que atrapé mi primer pez gato y me dio el remordimiento terrible de lo que tuvo que sufrir, así que trate de no pescar nada mas y solo disfrutar el paisaje.

Los compañeros pescadores atraparon varias pirañas, peces gato, sardinas y otros que la verdad no me acuerdo como se llaman.

Una pirañita
Tomando fotos

Regresamos a nuestra cabañita para comer, si, adivinaron pescado con arroz, descansar un ratito y salir a buscar la Victoria Regia, la planta mas grande del Amazonas.


En el camino conocimos a la familia de Raúl, que nos contó un poco de la vida en la selva y de lo difícil que han sido los últimos tres años porque el agua ha subido demasiado y ha secado las plantaciones, varias familias han tenido que reubicarse y los niños han dejado de ir a la escuela.

La última actividad del día, fue salir a buscar caimanes a la luz de la luna, no encontramos ninguno porque era luna llena y al parecer no les gusta mucho tanta luz y pues nada de nada pero vimos muchas luciérnagas y ranas gigantescas.

Día 3

El último día pudimos despertar a una hora mas razonable y después de desayunar fuimos a la última caminata del tour, fue bastante cansada porque hacia un calor horrible pero pudimos ver varios monos, mariposas gigantes, mas insectos y árboles de caucho (que yo quería ver desde el principio).

Millones de hormigas.

El barco que nos iba a llevar de regreso a Iquitos ya estaba listo para partir, así que comimos y emprendimos el regreso a la ciudad.

La verdad es que después de hablar con varios viajeros y comparar precios, actividades y calidad del servicio puedo decir que conseguimos un excelente precio y aunque no vimos muchos animales, la simple experiencia de estar en la selva es impactante, estar 3 días sin luz, despertarte con el sonido de pájaros que nunca habías escuchado y dormirte con un concierto de grillos (creo que eran grillos) es algo que vas a recordar toda la vida.

María José

The author María José

Durante 2 años pagué todas mis deudas y me puse a ahorrar dinero para poder viajar por Sudamérica.

3 comentarios

  1. Hola!
    En primer lugar, enhorabuena por tu blog, me está ayudando un montón para organizar mi viaje a Perú.
    ¿Podrías decirme cuánto te costó el tour a la selva? Los precios que encuentro por internet me parecen carísimos así que esperaré a llegar para contratarla. Me gustaría saber más o menos cuánto pagaste para tenerlo en cuenta a la hora de negociar. Muchas gracias!!

    1. ¡Hola Adela! Creo que lo mejor es contratar el tour ya que estes en el lugar, o por lo menos en una ciudad cercana. Los precios por internet siempre son mas altos. En Iquitos llegamos directamente a la agencia de viajes y acordamos un precio mucho menor que las otras personas que habían contratado el tour por internet. Así que es mejor checar los precios “en vivo”. ¡Saludos!

Leave a Response